viernes, 13 de febrero de 2009

88 minutos


Análisis de la película...

8 comentarios:

Fernando dijo...

88 minutos

Al analizar esta película veo que es un poco mas compleja que las anteriores, debido a que la trama central de esta es sobre la persecución de un medico psiquiatra, al cual intentan asesinar. Por lo tanto este tipo de películas tiene una complejidad mayor pues en las anteriores se basaban en aspectos de la vida y en ellas se podía expresar lo que se pensaba de la situación.

La película en mi concepto es muy buena pues maneja un suspenso que se combina con episodios de acción, es interésate ver como tejen la historia alrededor de la vida me un medico psiquiatra forense y que todo se desenvuelve alrededor de un opinión que el da en un caso de un asesino en serie.

Es importante tener en cuenta la historia del personaje, el echo que asesinaran a su hermana menor marca a este, pues a raíz de esto el vive una vida desorganizada, sin mas expectativas para el futuro que su trabajo.


No se si cabria la reflexión para los médicos y en especial las personas que trabajan con la psiquis, con los sentimientos de los demás, con sus emociones que al momento de enfrentar un caso o mejor al momento de llegar una persona con dificultades se debe tener muy presente que no se debe expresar nada de los sentimientos propios, se debe evaluar la persona de manera integral a la luz de los avances científicos y como tal se le debe brindar un tratamiento. Es claro que en la película el forense, al dar las recomendaciones sobre el reo pone algo de su experiencia pasada en la declaración que el da para que este saliera condenado a muerte. Y aquí quiero detenerme un poco pues en las facultades de medicina nos instruyen para que seamos médicos imparciales y que siempre actuemos a la luz de la ciencia, esta película nos hace un alto en el camino para que evaluemos en nuestro interior, frente a cuantos pacientes hemos dejado de lado nuestra neutralidad y valoramos a la persona que tenemos en frente a la luz de nuestra moralidad y de nuestras experiencias. La rotación por el Hospital San Juan de Dios me dio la oportunidad y el tiempo de dejar un momento esa parte clínica (presión, temperatura, frecuencia cardiaca, etc) un poco de lado y conocer algunos aspectos de la mente, de las ideas que cada una de las personas con las que tuve contacto, confirmar que las patologías orgánicas son una parte de los padecimientos de los hombre y que existe una serie de patologías mentales que aunque ya las conocía teóricamente, no tenia la dimensión de cuanto podrían reducir al ser humano y dejarlo a deriva como un naufrago en la mitad del mar.

Quisiera dejar claro que a través esta experiencia puede de cierta manera aprender a manejar la transferencia que yo le hago a los paciente y entender que cuando nos enfrentamos a una persona que busca a un medico, ella nos pone todos sus sentimientos y que cualquier opinión que hagamos desde nuestra subjetividad va afectar nuestra relación medico paciente, con la cual la función de escuchar y ni juzgar estaría alterándose y seguramente el diagnostico que lleguemos a dar no va ser el mejor.


Al analizar los demás personajes vemos como según la película se pueden encontrar personas que son manipulables por tal vez “mentes mas fuertes”, hago referencia en el contexto de la película a la mujer que diseña o mejor ejecuta toda esta estrategia para asechar y asesinar a nuestro personaje principal, la película no nos muestra cuales son la motivaciones de ella para que actuara de esta manera, en mi concepto ella podría tener unos rasgos sociopatas e igualmente un juicio y raciocinio debilitados pues los que ella quiere lograr no tiene una motivación propia sino que ella es el canal de deseos de terceros. Seria bueno preguntarse porque ella actuaba de esta manera? o mejor preguntarse si este tipo de comportamientos se pueden ver en el mudo de verdad?. Vale la pena hacer la reflexión y decir solamente; que las personas que se inmolan podrían tener rasgos parecidos a los de este personaje que estoy comentando? Este punto que estoy tratando no es para hacer un sustento sobre la características sociopaticas de estas personas ni si quiera pretendo hacer un acercamiento a su personalidad, pero es claro que en el mudo existen personas que manipulan y otras que se dejan manipular, por ejemplo como lo que sucede en los países del oriente medio o mejor como esta sucediendo en la actualidad en Colombia, como en el caso de Cali que el carro bomba que estallo fue primero estrellado por una persona (eso dicen las autoridades), ósea que estos actos ya no son de película o que solo suceden en oriente medio, esto ya pasa en nuestro país. Seria bueno que cada uno de nosotros haga la reflexión acerca de que pasa con el libre albedrío de las personas? porque lo pierden por los ideales de otros? Es algo que la psiquiatría en Colombia tendrá que enfrentar en un futuro?

En general el cineforo me parece una buena oportunidad para enfrentarse a una hoja vacía y escribir, expresar lo que se piensa y plantear los puntos de vista tan diferentes de cada uno frente a lo mismo tema y ver una pequeña parte de la grandiosidad de la mente humana.

jorge dijo...

88 minutos


En la película podemos ver a un profesor universitario que trabaja también de psiquiatra forense para el FBI recibe una amenaza de muerte que le avisa que le quedan 88 minutos de vida. Para salvar su vida, Jack debe usar todas sus habilidades y entrenamiento para acercarse cada vez más a los posibles sospechosos, entre los que figura un alumno disgustado, una antigua amante a quien abandonó y un asesino en serie que ya se encuentra en el corredor de la muerte.
El prestigioso psiquiatra forense Jack Gramm ha basado toda su carrera en sus acertadas "evaluaciones" de las personas y de los factores de riesgo. Tras dar su testimonio de experto en el caso del asesino en serie Jon Forster, espera la ejecución del criminal con una gran satisfacción. Sin embargo, cuando comienzan a producirse asesinatos parecidos a los que Forster cometía, Jack se ve en la situación de tener que defender el argumento de que los nuevos crímenes son obra de un devoto seguidor del encarcelado… y que Forster sigue siendo culpable, tal como había confesado abiertamente desde el primer momento.
Pese a ser un hombre de gran autoconfianza, Jack se vuelve cada vez más paranoico e inseguro, pues la cuenta atrás para la ejecución de Forster se acerca a su fin.
Para empeorar las cosas, Jack se convierte en la víctima de una serie de amenazas que cuentan los minutos de vida que le quedan.
Lo que mas me llamo la atención fue la forma en que el asesino en serie Jon Forster manipulo a la abogada y estudiante para que imitara sus crímenes y así quedara en duda su culpabilidad.
creo que ella debía haber tenido un trastorno de la personalidad; el cual el por algún motivo noto y se aprovecho para manipularla a su antojo; claro que de la película no podemos sacar muchos datos para dar un diagnostico aproximado de la entidad o patología que ella sufría.

LIZ dijo...

Este film definitivamente esta lleno de suspenso y especulaciones, este gira alrededor de un psiquiatra quien recibe una llamada, donde le dicen que solo tiene 88 minutos hasta que su vida finalice.

Una persona que definitivamente por su profesión y tal vez por la sombra del pasado, es alguien que encuentra en todas las personas que lo rodean a un posible sospecho de esta amenaza.

A mi modo de ver todas las personas que lo rodean en algún momento de la trama pueden ser posibles sospechosos, ya que actúan de una manera definitivamente muy dudosa, así se ve reflejado a medida que el los trata de inculpar, a pesar de esto, ellos siguen ahí firmes e incondicionales y siempre dispuestos a ayudarle a esclarecer todo el misterio que se ve envuelto con esta amenaza.

Pero definitivamente de quien tiene su más firme sospecha es de un criminal, quien es condenado a muerte por el asesinato de diferentes mujeres y siguiendo un patrón para el desarrollo de estos crímenes, y que en parte su condena se dio por las diferentes intervenciones que dio el psiquiatra durante su juicio.

Resaltan diferentes sentimientos en el psiquiatra donde no solo sobresale la venganza que pueda sentir por este asesino, si no un estado de defensa que por una vivencia del pasado, muy amarga con su hermana menor, a persona que le hacia a sus victimas algo similar a lo que el asesino de su hermana hizo con ella.


Una mente criminal definitivamente tiene un poder de convencimiento impresionante aparte de otras habilidades, y aun mas cuando sobre la persona que puede llegar a influir es una mujer no se si tal vez con un delirio de querer simular a un asesino en serie, o simplemente alguien muy influenciable, que comete crímenes y amenazas contra el psiquiatra, ella quien es la abogada de el criminal, hizo caso de su orden , por no querer tener un fracaso en su carrera al no salir bien librada al defender a este asesino , o simplemente alguien con un trastorno de su personalidad .


Definitivamente la maldad de una persona que es capaz de asesinar y no solo esto, sino cometer otro tipo de crímenes aun mas atroces, es algo muy común dentro de nuestra sociedad; por lo tanto este patrón de actuación no esta muy lejos de pensar que todos somos susceptibles de una persona como esta.

Nestor dijo...

88 MINUTOS:

El prestigioso psiquiatra forense Jack Gramm ha basado su carrera en sus infalibles diagnósticos acerca de las personas y factores de riesgo para cierto acto criminal. Su vida se desenvuelve de manera normal entre su trabajo y agitada vida nocturna, solo invadida por el recuerdo del asesinato de su hermana a manos de un asesino en serie que la torturo por 88 minutos antes de su muerte; podemos ver rasgos histriónicos de personalidad en este personaje, mostrando un lado seductor, dueño de un gran encanto verbal y siempre resaltando su triunfo y alto poder en la sociedad.

Toda su vida ocurre de modo “normal” hasta el día que se anuncia la muerte de Jon Forster, un presunto asesino cuyo caso fue esclarecido gracias a la intervención del Dr. Gramm; este personaje, forster, muestra rasgos sociópatas a lo largo del filme, se muestra como una persona serena, fría y calculadora, alega insistentemente su inocencia y usa artimañas verbales para conseguir una cantidad considerable de adeptos con el fin de obtener su libertad, tiene patrones de conducta anormales, poco sentimiento de culpa a pesar de ser judicializado como violador y asesino de múltiples mujeres y, a pesar de su situación, se las arregla para infiltrar a su joven amante y abogada en las cátedras de Gramm para que cumpla su venganza e inculpar en crímenes atroces a mas de una persona inocente.

Pese a ser un hombre de gran autoconfianza, Jack Gramm, al verse envuelto en una serie de asesinatos de mujeres directamente relacionadas con el y de condiciones similares a los que había ayudado a esclarecer, muestra una faceta débil y vulnerable; Forster logra encontrar el punto de quiebre de una coraza sobrevalorada de orgullo y prepotencia, y convertir a Gramm en un personaje cada vez mas paranoico e inseguro. Es interesante observar como se logra debilitar la personalidad de este personaje con una estrategia perfecta, usando sus armas favoritas: la seducción y su trabajo, haciendo mas tensa la trama al anunciar constantemente el tiempo restante de vida del doctor, coincidiendo con el tiempo que duro su hermana siendo torturada antes de morir; además, pierde completamente la razón al recordar el asesinato de su hermana menor, del cual evidencia problemas en la resolución del duelo e ideas persistentes de culpa por no optar una mejor conducta para evitar este doloroso hecho.

Se cometen delitos de mujeres importantes para la vida del profesor, le incriminan hábilmente usando relaciones sexuales y laborales pasadas, destruye su confianza y respeto de su círculo laboral, increpa su cuerpo estudiantil y presiona constantemente su juicio con la amenaza continua de muerte; mostrando como una mente rodeada por ideas persecutorias motivadas por la situación, llevan a crear una desconfianza patológica por todo aquel que le rodea, malinterpretando señales y complicando la resolución del caso presentado, pero igualmente está la perspicacia que desarrolla debido a su orgullo y experiencia laboral en situaciones con asesinos en serie, que le permite identificar situaciones de peligro ocasionadas por fanáticos seguidores del asesino condenado y mantenerse con vida para probar su inocencia.
Además vale resaltar el poder de convencimiento de la mente antisocial de Forster, quien al mostrarse limpio e inocente, convence a su abogada de su situación y logra que esta realice cualquier petición que este le ordene, manipula (presuntamente por medios románticos y sexuales) el juicio de esta joven convirtiéndola en un peón mas para su plan maestro, logrando que esta sacrifique su vida por el objetivo.

Es importante la conclusión final relatada por el doctor Gramm al ser cuestionado sobre uno de los puntos del discurso de su rival acerca de manipular la información y la entrevista realizada a la hermana de su ultima victima, cuando esta sostuvo que no le era posible reconocer a su agresor, pero luego esto fue modificado por Gramm; este sostiene que es necesario, incluso a través de estas herramientas, demostrar la verdad si se esta convencido de ello, mostrando así su conducta prepotente y su pensamiento “el fin justifica los medios”, aplicable en esta película a ambos lados de la justicia.

paula dijo...

88 minutos

En esta película todo gira en torno a un psiquiatra forense, soltero, con muy buen sustento económico, que vive rodeado de mujeres jóvenes, quien perdió a su hermana hace años, cuando era niña, y el asesino tardó 88 minutos en quitarle la vida, recuerdos que aun este personaje tiene frescos en el subconsciente y que de una u otra forma lo llevan a tener una obsesión con el asesino.

El asesino, un psicópata en serie que continúo operando desde la prisión a través de otra persona o tal vez es mejor decir por un segundo delincuente que lo quiso imitar; es una persona con mucha habilidad para influir no solo en las personas afectadas por sus delitos si no también en la manera para engañar, manipular y dominar el control de una situación.

A pesar de que el protagonista era un psiquiatra forense, cayó en la obsesión con el asesino, y a partir de allí, no solo empieza a relacionar el asesino con la muerte de su hermana, seguramente confundido por que utilizo el mismo modo de operar con las víctimas, sino también por los sentimientos que de una u otra forma lo llevaron a ocultar situaciones, saliéndose de lo ético para asegurar su culpabilidad sin tener evidencias. Agregando a esto una llamada que recibe donde le manifiestan que tiene 88 minutos de vida; desde este momento comienza una sucesión de ideas paranoicas del psiquiatra tratando de averiguar quién pretende asesinarlo, dado que el asesino usa principalmente el teléfono para comunicarle cuantos minutos le quedan, cuando éste mira a su alrededor al recibir las llamadas, todo el mundo tiene un teléfono, todos están hablando. Incluso en su clase, los teléfonos suenan, y todo se vuelve un mundo de paranoia para el protagonista.

La principal función del psiquiatra forense que trabaja como perito, no tiene como objetivo emitir un diagnóstico para, a través de un tratamiento, conseguir la restitución de la salud del paciente, sino la de proporcionar al juzgador una información que le permita aplicar justicia. Esta información debe estar basada en pruebas objetivas y que demuestren contundentemente la relación del acusado con los homicidios, en este punto se observa que el protagonista, solo se baso en el modo de operar del individuo, además de incluir sentimientos de rencor y de culpa por el asesinato de su hermana.

Evidenciándose así una falla importante en los principios bioéticos: En la objetividad, que no se dio en este caso ya que el recurrió a posibles perjuicios y condicionantes del proceso. Otro de los principios violados es la imparcialidad, ya que él en su condición, debe expresar sus opiniones científicas prescindiendo de cualquier implicación afectiva sobre los hechos valorados, realizando su valoración con independencia de las consecuencias jurídicas y sociales que puedan derivar de ella.

Mario DiazNuila dijo...

Las implicaciones de absolutamente todos los actos médicos tienen una inmensa responsabilidad intrínseca, sabemos de antemano que nuestros aciertos o errores pueden hacer la diferencia, así pues se extiende ante nosotros un complejo escenario, lleno de dificultades y de la misma manera mismo de pequeñas magnas recompensas, pan de cada día, quiero citar a un gran personaje Sir William Osler quien dijo de la medicina en general “It is learned only by experience; in it not an inheritance; it can not be revealed. Lear to see, learn to hear, learn to feel, learn to smell, and know that by practice alone can you become expert”, así pues el camino como ya habíamos de intuir seria arduo, con placeres y displacerles.
Se define gran parte de la vida de un paciente de acuerdo a nuestras intervenciones, las expectativa, la posibilidades de su vida, de sus familiares, amigos y de su entorno social, se determinan muchas veces en nuestras intervenciones, en los momentos críticos en los que se toma un conducta, nuestro objetivo no es luchar contra la muerte de algunos pacientes, si no por su calidad de vida, propender un estado de salud que le permita realizar sus expectativas, construir su sociedad.
¿Qué hacer cuando un paciente no encaja dentro de los modelos de correcta ética y moral de nuestra sociedad?

Es triste pensar que llevamos, miles de años en un sistema penitenciario que condena las personar que infringen sus reglas con el encarcelamiento, con la privación de la libertad, como medida de protección a la sociedad, pensar en lo beneficioso que es para la sociedad mantener a uno de sus miembros encerrados es mas fácil que pensar en los pocos logros que tenemos en cuanto a la rehabilitación, en el acto de corrección del comportamiento social de una persona que entra en una institución con el supuesto fin de los cambios de propósito y comportamiento frente a los otros, pero lo que veo es la poca efectividad, los pocos cambios que tienen, la reincidencia, también es posible que no tengan oportunidades de rehabilitación después de ingresar a un centro como este teniendo en cuenta sus comportamientos en el pasado, sus errores, como pretendemos cambiar a una sociedad, por el contrario de algunos muchos salen a delinquir de nuevo, y al parecer salen laureados en toda una nueva variedad de artimañas, lo que me parece irónico, poco productivo y terriblemente vergonzoso
Así también sucede con los menores de edad que a muchas veces tienen un ambiente poco propicio para su desarrollo, no existe un apoyo familiar, que terminan en orfanatos o correccionales, ¿Qué se puede hacer?, ¿Qué posibilidades y estrategias de recuperación de la funcionalidad social de esas personas pueden ser brindadas después de un sistema altamente ineficiente?, la respuesta parece no tenerla nadie y como médicos creo que la psiquiatría podría tener un gran valor en la búsqueda, en el origen se su comportamiento frente a la sociedad, y las posibilidades de tratamiento de sus desordenes.
Todo al respecto parece ser turbio, nuestras acciones y la falta de resultados demuestra nuestra ignorancia, a tal punto que no somos capaces de reducir estos comportamientos y llegamos a situaciones tan extremas como que sucedan asesinatos, violaciones, secuestros, y aun mas al extremo de imponer como castigo la muerte de un persona como que además de ser castigante es “liberador para la sociedad”.
También es interesante que plantearse situaciones éticas como, que no son correctas pero tienen un fin que puede serlo, entramos de nuevo en el difícil debate si el fin justifica los medios, bastante complicado, ¿por que para necesitar encerrar a un sociópata como se necesita mentir?¿ cuáles son las consecuencias de dejarlo libre y no mentir para encerrarlo?, muchas veces se puede pensar que 1 es mejor que 2 o 3 o 4, pero como todo los conceptos son relativos, las verdades absolutas no existen, es posible que estos conceptos no sean relativos sin un de nuestra incapacidad para comprender de manera absoluta los asunto y una división que se haga para llevar a cabo sus procesos de comprensión.

carolina dijo...

88 MINUTOS

Me parecio una película muy interesante y total mente diferente a las anteriores.
Esta gira en torno a la vida de un psiquiatra laboralmente exitoso pero afectivamente sola, se observa que a raiz de la muerte de su hermana empezó a llevar una vida sin mayor compromiso afectivo, lo cual podríamos interpretar como un mecanismo de defensa, pues sufrio una perdida inesperada y muy tragica.
Nos muestra como a pesar de la angustia o el estrés que este manejo con un buen analisis y atando cabos se puede llegar a conclusiones que otros no son capaz de llegar, si interponen sus sentimientos .
También muestra que tan poderosa es la mente de un psicopata, muestra claramente caracteristicas de trastorno manipulativo.
opuesto a esto esta la mente de una persona insegura, sin metas claras y fácilmente manejable, estas personas sirven de titeres de los otros sin ser capaz de entender o aceptar culpa.

Maria Alejandra dijo...

88 minutos:
Es realmente un thriller desafiante.
Se deben tener en cuenta varios puntos, el primero seria analizar la vida de un psiquiatra forense, exitoso económicamente y laboralmente que trabaja para el FBI, pero que en su vida personal tiene muchos vacios que le impiden ser a mi modo de ver una persona feliz y completa emocionalmente.
Por otro lado se debe tener en cuenta la practica y el éxito profesional de este mismo personaje, que se ve cuenta con una basta experiencia en la resolución de casos de asesinos seriales, entre los cuales se encuentra Jon Foster asesino serial que presenta unos rasgos de personalidad antisocial; es un personaje complejo porque frente a los ojos de toda una nación se muestra como una persona normal e inocente culpada de un asesinato que supuestamente no cometió y al estar a solas trama toda una treta digna de un psicópata para logar primero el aplazamiento de su ejecución y luego asumo yo, la exoneración mediante la muerte de uno de los testigos mas fuertes, dadas las implicaciones de su testimonio.
Este psiquiatra es una persona aparentemente fuerte emocionalmente, pero que al recrear los 88 minutos de la muerte de su hermana menor se descompensa y muestra realmente que es un ser humano al que le duele la muerte o el daño que le puedan ocasionar a las de personas cercanas a él.
Se debe tener en cuenta que las conductas expresadas en este thriller no son ajenas a la vida cotidiana ya que cada día en las noticias se hace referencia a una cantidad de crímenes que solo una mente enferma seria capaza de llevar acabo, son actitudes que realmente desconcierta y hacen pensar en que tan sanos mentalmente somos los seres humanos.